¿Realizo una instalación de 0, compartida con otro sistema operativo o virtual?

/ febrero 13, 2018

Pasarnos al sistema operativo Linux, se puede hacer de varias formas . Podemos hacer un reset de todo lo que sabemos en Windows y pasarnos directa y exclusivamente a Linux, podemos realizar una instalación compartida entre Windows y Linux, para así poder usar los dos sistemas en el mismo equipo o podemos crear una máquina virtual.

Mi consejo, es comenzar siempre con una máquina virtual. De esta forma, podrás aprender tanto a realizar la instalación como a familiarizarte con tu nuevo sistema operativo Linux y continuar trabajando con Windows. Con el tiempo, si vemos que nuestro uso de la maquina virtual es muy superior al del propio sistema Windows, en ese momento, será cuando debamos plantearnos el instalar los dos sistemas compartiendo el mismo ordenador o pasarnos directamente al uso exclusivo de Linux.

 

Por suerte, a día de hoy disponemos de varias alternativas para crear una maquina virtual. La opción mas económica es Virtualbox (Ya que es completamente gratuita), que además de disponer de múltiples opciones a la hora de crear nuestras maquinas virtuales, podremos importar maquinas ya creadas que nos proporcionan distribuciones como Ubuntu o Kali Linux.

 

Resultado de imagen de virtualbox

 

Cuando decidimos compartir el disco duro de nuestro ordenador para la instalación de Linux y WIndows, hablamos de una instalación compartida. El gestor de arranque nos lo va a proporcionar Linux (Por eso es recomendable, instalar primero Windows y posteriormente Linux, aunque ya haremos un manual sobre eso), De esta forma, cuando enciendas tu equipo, te saldrá un menú donde podrás elegir que sistema operativo quieres usar.

Resultado de imagen de windows linux boot

Esta opción nos permitirá poder usar los dos sistemas operativos con el máximo rendimiento del que nos pueda proporcionar el hardware de nuestro equipo, y poder seguir usando Windows si hay programas que usemos, que solo funcionen bajo este sistema operativo. O si el equipo es usado por más de una persona, que no perjudiquemos el uso de esta, con un sistema operativo que desconoce y así evitar problemas entre los usuarios del equipo.

La instalación de 0 o limpia, debe ser nuestra última opción si vamos a dar el salto a Linux y no estamos familiarizados con este sistema operativo, teniendo en cuenta que no podremos usar la mayoria del software disponible para Windows (Aunque para Linux suelem existir versiones que realizan las mismas funciones para Linux).

Por supuesto realizar copias de seguridad de Windows, por si con el tiempo nos arrepentimos y documentarnos muy bien sobre como realizar la instalación(Aunque las distribuciones Linux, suelen disponer de modos de instalación desatendido y guiado), vaya que nos quedemos sin ningún sistema operativo en nuestro equipo.